Hoy te voy a hablar de una de esas cosas que hacemos cuando no hemos recibido una buena educación en el ámbito de la masculinidad. Cuando no somos exactamente nuestra versión Alfa hacemos cosas que sin darnos cuenta le dejan muy en claro a una mujer que en realidad no valemos la pena, que no hemos crecido como hombres lo suficiente como para poder relacionarnos bien con ellas.

 

Más que “amor” a primera vista como lo dice el título, lo que hacemos a menudo debería llamarse obsesión a primera vista. Si tu interés en tener mejor suerte con las mujeres es auténtico tienes que cambiar la forma en que ves y respondes a las mujeres.

 

¿Por qué te digo esto? Porque no quiero que te pase lo que a mí me pasó infinidad de veces. Porque sé que no soy el único que ha estado en esta situación, sé lo que se siente

 

No puedes permitirte que una mujer te “traiga loco”. El mensaje concreto del día de hoy es que no puedes perder la cabeza por una mujer que ni conoces.

 

¿Ya entiendes a lo que me refiero? Estamos tan desesperados en nuestra situación que buscamos la gratificación instantánea (como siempre). No nos interesa todo lo que tenemos que hacer para mejorar, todo lo que tenemos que cambiar antes de esperar que una mujer vea nuestro verdadero potencial y eso obviamente no nos va a traer el resultado que queremos.

 

Aunque el Condicionamiento Cultual nos diga que es una idea romántica tú dime qué va a creer de ti una mujer que observa cómo te desvives por hacer todo para complacerla… ¡sin siquiera conocerla!

 

Y no creas que te digo que es imposible, sí se puede congeniar con una mujer de inmediato y de ahí comenzar a crecer una relación. Pero esto es muy diferente a lo que te estoy diciendo y lo que tratamos el día de hoy es un error que como hombres llevamos cometiendo década tras década.

 

Nos olvidamos de nosotros mismos, de nuestros estándares y de nuestro progreso sólo porque adquirimos una actitud casi de berrinche en la que queremos que esa mujer con la que nos encaprichamos nos haga caso y acceda a todo lo que le pidamos… Eso nunca va a pasar y qué bueno, ¿te imaginas si así se reprodujeran los hombres beta? Nuestra raza ya hubiera desaparecido.

 

Lo que quiero que entiendas y que te lleves el día de hoy es que, tal como lo platicamos en el artículo anterior, necesitas aprender a controlarte en primer lugar. Cuando una mujer te guste muchísimo no te dejes llevar, mantén los pies en el piso y sé realista: Así no funcionan las relaciones, así no funcionan las mujeres. O trabajas en mejorarte o vas a encontrarte con el fracaso. Punto, es así de sencillo.

 

Las mujeres se rigen por cosas muy distintas y a menos que aprendas a atraerla, por más que le ruegues y le digas que te gusta muchísimo eso no le va a parecer mágicamente atractivo y te va a dejar siempre en el mismo lugar: Bateado.

 

Por eso siempre hago énfasis en que debes darte la importancia que mereces e invertir en ti mismo, esmerarte para poder ser tu mejor versión, dedicarte a desarrollar lo que sí te va a hacer feliz. Si hay algo que te va a traer éxito real es aprender de Seducción y Atracción y es precisamente lo que vemos en la gira de seminarios, 12 y 13 de Mayo será tu oportunidaden la Ciudad de México.

 

Aprenderás desde el principio y paso por paso todo lo que debes hacer para “conquistar” a cualquier mujer. Desde cómo ser seguro al hablarle a una mujer sin sentir nerviosismo y pasando por todos los pasos hasta tenerla en la cama.

 

La parte más poderosa es que aprenderás el Método Científico de la Atracción, el método paso por paso para generar interés y deseo sexual en la mujer que te gusta. Da click aquí o en la imagen para conseguir tu lugar.

 

No hay pretextos, mantén la cabeza fría y no te dejes obsesionar por una mujer que no conoces. Es de hombres beta y tú no quieres dar esa imagen. ¡Te deseo todo el éxito!

 

Recibe un abrazo de mi parte.

Gerry Sánchez.