Las mujeres son complicadas para nosotros, pero eso no significa que de plano estemos impedidos, y sobre todo, que unas cuantas dificultades no te hagan desistir. Por eso hoy quiero hablarte de un tema que de cierto modo engloba las dificultades que puedes encontrar y la manera de lidiar con ellas. Esto es para Hombres Alfa, y tienes que saber aguantar y superar dificultades.

 

Te voy a dar 4 consejos para salir de esto, sigue leyendo…

 

Todos, absolutamente todos “conocemos” a (entiéndase: hemos estado locos por) una mujer “que como que sí pero como que no”… el caso es que ahí andamos, muy involucrados con ella, porque sabemos que en cualquier momento vamos a concretar… puede ser un beso o iniciar la relación, pero en cualquier momento sucederá.

 

Ella es el perfecto ejemplo de alguien que te da “señales cruzadas” y lo hace a niveles que nos dejan perfectamente claro que quiere todo contigo… o tal vez nada. Si todavía no sabes a quién me refiero ahí te va:

 

Ella es quien seguramente inició la conversación, te habla sin problemas. Claro unos días mucho mejor que otros, porque probablemente hay días que no te dirige ni la mirada y al siguiente compensa y pretenden que no pasó nada.

 

A menudo te toca el hombro o se cuelga de tu brazo, el contacto físico es lo suyo. Pasa el tiempo y poco a poco vas teniendo la iniciativa, pero cuando se trata de algo verdadero, como un beso o empezar la relación ella se asegura de ponerte un muy amable “hasta aquí”… disfrazado de puerta abierta.

 

Sé que es cosa de secundaria para la mayoría, es más, hasta en la prepa llega a suceder, pero nadie obliga a madurar en esta vida y sí, hay mujeres que siguen teniendo estas actitudes pasando los 20 años.

 

Ahora, no necesariamente tiene que tratarse de alguien tan infantil como de secundaria, pero te has detenido a observar si alguien cercana a ti tiene actitudes, fragmentos de estos conflictos de edad temprana? Una mujer voluble, tal vez dramática o hasta “mala onda” son los ejemplos.

 

Antes de seguir eso si hay que aclararte algo importante: No es tu tarea cambiar a la gente y te recomiendo que no lo intentes. Si acaso quieres hacer algo al respecto se tratará de cosas que puedas hacer para hacerle ver tu punto de vista (ojo, no dije convencer) respetándola por completo, ya si de plano prefiere seguir en su problema no hay nada que puedas hacer al respecto y es momento de una de dos: alejarte definitivamente o seguir ahí pero marcándole claramente a ella y a ti mismo la distancia que deben mantener y lo que quieres de una relación. ¿Sabes? Incluso esto te establece como Hombre Alfa ante ella así que ¿¡qué podría salir mal!?

 

Y ya por último: Por encima de cualquier cosa respeta a una mujer y su voluntad. Eso significa respetar absolutamente sus límites. La razón por la que ella imponga dichos límites no es tu asunto y siempre debes respetarla sin preguntar ni insistir en el por qué. Para eso debes sacar tus cualidades Alfa y aclarar el rumbo de la relación, nada más.

 

Como te decía, puede que tengas dificultades con ella porque esté jugando contigo a un “estira y afloja”. O puede que no sepa lo que quiere, pero tú necesitas saberlo.

 

Las razones pueden ser muchas, pero sea lo que sea tú debes hacer lo siguiente para actuar como Hombre Alfa y evitar que alguien salga herido en la relación.

 

1: Establece tu independencia como Hombre Alfa. No participes en algo que no estás de acuerdo, comienza a ser tú quien dirige la interacción. Esto funciona especialmente bien si te distancias un tiempo y luego regresas con mayor determinación.

 

2: Marca las reglas con actos, no con palabras. Esto es lo más importante. Utiliza tu lenguaje corporal y las circunstancias para retomar el liderazgo. Ejemplos concretos: Si ella quiere tomarte del brazo tú no dejes que lo haga o sé tú quien la toma de la mano. Si ella quiere que se haga todo donde ella quiere y cuando ella quiere no cedas y es tu oportunidad de tomar la iniciativa y definir por ejemplo a dónde la vas a llevar. ¿Me entiendes? De igual forma: Si ella no te habla en días no estés disponible de inmediato para ella. Es más poderoso un acto que palabras.

 

3: No conviertas la relación en hostilidad. Si quieres “regresársela” ella te va a mandar muy lejos de inmediato porque obviamente se va a dar cuenta. Si vas a tomar tu lugar como Hombre Alfa no significa que tengas que buscar “molestarla”. Sólo toma el lugar que te corresponde.

 

4: Conviértete en un ser sexual. Esta es una de las razones de fondo por las que puede suceder esto sin llegar a ser friendzone (aunque a menudo así acaba). Necesitas recordarle que como todos, eres una persona a gusto con su sexualidad y sin miedo a demostrarlo como algo natural. Utiliza para esto lenguaje no verbal.

 

Aplícalo y vas a encaminarte al éxito. Un Hombre Alfa persiste y sabe que tiene un lugar importante.

Recibe un abrazo de mi parte.

Gerry Sánchez