Hace un fin de semana me reuní con viejos amigos que hace tiempo no veía. Entre ellos una ex novia, tuvimos muchas cosas en común y realmente llegamos a tener una conexión muy profunda, enriquecedora y sana. La relación llegó a su fin debido a que yo no tenía intenciones en ese momento preciso de formalizar. Y se me hacía muy egoísta seguir con ella cuando no tenía esa intención.

Sin embargo, me dio muchísimo gusto verla, realmente la vi brillante y muy guapa (yo creo que sabía que yo iba a ir a la reunión ;).

Ya entrados en la plática ella me confesó que nunca había encontrado a alguien como yo. Y que constantemente rondaba sus pensamientos, en una forma de añoro. Me comentó que cuando salía con alguien, siempre estaba comparándome. Le agradecí su comentario y por supuesto que eso despertó muchísima curiosidad de que era eso que ella veía en mi. Básicamente me enlistó todas las características propias de un “macho alfa”. Todo esto llevó a un gran debate acerca de comportamiento humano, y en especial mi favorito: relaciones amorosas. El debate como era de esperarse, terminó en varias copas de vino y re-encuentros del pasado.

Lo curioso de todo este debate es que una de ellas, sacó a relucir como era que ella “controlaba” a su novio actual. Eso por supuesto despertó una enorme curiosidad en mi. ¿Que era ese algo que yo no sabia aun?

Le comentó a las otras mujeres presentes que debían leer un libro llamado “Por qué los hombres aman a las cabronas?”. El título por supuesto que causó un gran revuelo en la mesa. Y todos, sabiendo que temas como ese, forman parte de mi lectura cotidiana, me preguntaron que opinaba de el. Les comenté mi experiencia y opinión al respecto.

Yo ya había leído el libro con anterioridad. Por mera curiosidad a tan atrevido título. Lo que existe en ese libro es totalmente fascinante. Cuando empezaba con todo esto yo lo invertí y lo usé ¡Para ellas! Fué sumamente divertido, ya que detectaba automáticamente, quién había leído el libro o a quién le habían comentado como una especie de rumor. Las expresiones faciales no mienten, y si aprendes a observar y escuchar… Puedes “leer” lo que realmente te está diciendo, es una radiografía. Lo mas gracioso es que una vez que me adelantaba a usar la “técnica” ya no sabían que hacer, por tanto eran ELLAS MISMAS. Naturales a sus reacciones, lo cual llevó a enamorarme un par de veces. Les hice saber que ellas eran mucho mejores personas, más interesantes, más inteligentes y mucho más seductoras siendo ellas mismas, auténticas.

Al leerlo fué un gran despertar ya que me di cuenta, que una mayoría a mi parecer lo han leído o alguien les ha pasado la información como si fuese una especie de arte Jedi. Es un libro en el que básicamente les enseña lo que muchos “maestros del ligue” intentan enseñar. Ser un intérprete, no ser tú mismo. Tienes que hacer cosas que incluso no van con tu personalidad. ¿A cambio de qué? A “amarrar” a alguien que si fueras tu mismo ella no pondría su atención en ti.

A todas las mujeres que leen mi blog: No quiero decir que no funcione, por que sería mentir. El libro algunas veces funciona, no lo pongo en duda. Conozco un par de clientes victimas del libro. Pero que creen, con ese tipo de técnicas no van a tener a un hombre íntegro y completo. Se van a aburrir. Un hombre íntegro, despierto y auténtico. No cae en esas tácticas. Ósea que piénselo dos veces antes de usarlo. Las mejores relaciones son “fifty fifty”, el balance es lo ideal en cualquier aspecto de la vida y el amor no es la excepción.

Lo mismo recomiendo a los hombres, NO USEN TÉCNICAS que lo único que hacen es hacerlos ver como si  les faltara un tornillo o poco auténticos. Esto es la muerte de la atracción.

Ahora, cuidado con esto. El hecho de que “actúes”  como que eres alguien que no eres, tiene sus consecuencias. Y no son nada buenas, ya que siempre estarás presionado, ansioso, pensando que sigue, ahora como me muevo, que digo, que hago, la lista es interminable.

Y que crees? Al final del día ELLA SE DARÁ CUENTA.

No existe una píldora mágica. No pierdas tu tiempo, no la busques por que no la encontráras. Mejor trabaja en tí mismo para que seas realmente ese alguien que quieres ser.

Conviértete en alguien que admirarías.

Gerry Sánchez.