Hablarle a una mujer que no conoces. Desde cero hacer que una simple extraña se convierta en alguien en tu vida. Para muchos hombres el simple hecho de saber que este es el primer paso es suficiente para hacerlos tirar la toalla o pasar años de su vida tratando de vencer este “colosal” primer obstáculo.

 

¿No sería increíble que aprendieras a reducir este largo proceso y hacerlo algo sencillo? Déjame decirte que hay una forma sencilla de hacerlo porque todo se remonta a una cualidad central del Hombre Alfa: Seguridad en ti mismo.

 

Desafortunadamente, por el Condicionamiento Cultural, vivimos en un mundo que nos hace ser nerviosos, miedosos, temerosos de perder y hasta cobardes. Por eso hoy te quiero dar la clave que te va a hacer perder el miedo a hablarle a una mujer y no sólo eso, con esto vas a beneficiarte en todas tus interacciones sin importar la etapa en la que te encuentres.

 

Para poder entenderlo primero quiero que conozcas el problema central que nos ha implantado el Condicionamiento Cultural. Si analizas con detenimiento la típica interacción/relación beta te vas a dar cuenta de que hay mucho miedo detrás de todo lo que sucede…

 

Esto va desde lo más sencillo, como por ejemplo la forma en que un hombre beta se acerca a conocer mujeres. Como te podrás dar cuenta el hombre beta siempre está buscando una “buena razón” para acercarse, ignorando que la atracción es algo natural y que desde el momento en que piensa así está complicando las cosas.

 

Y hay señales de miedo a lo largo de toda la interacción. Por ejemplo, cuando comienzas a salir con ella y por supuesta “curiosidad” la stalkeas (espías) en redes sociales para ver con quien sale, qué hace, cuándo lo hace, etc.

 

En las etapas más avanzadas te puedo dar el ejemplo del compromiso. No es que el compromiso se a malo pero desgraciadamente cuando un hombre beta busca el compromiso ya sea como noviazgo o matrimonio lo hace como una forma de querer “garantizar” a la relación.

 

Todo el miedo que se refleja en nuestras acciones tiene como raíz un importante hecho que ahora puede quedarte más claro: El hombre beta no ha aprendido a estar bien con sí mismo y por esto desarrolla dependencia. Busca mujeres como una forma de “estar bien” porque con sí mismo no se encuentra bien.

 

Esta es la razón por la que siempre te digo que un Hombre Alfa no necesita una relación, sólo la busca por gusto. ¿Ves la diferencia? El Hombre Alfa es un hombre que se ha encontrado a sí mismo y no sufre al estar solo.

 

Es un hombre que enriquece todas las relaciones en las que se involucra. Es exactamente lo contrario al hombre beta quien en vez de dar quita.

 

¿A dónde voy con todo esto? Muy sencillo: La verdadera clave para ser más seguro es librarte de esa dependencia.

 

El Hombre seguro de sí mismo no depende de ella ni de su aprobación ni de los resultados que tenga con las mujeres. Porque él mismo ya está completo.

 

La estrategia que quiero que te lleves el día de hoy es algo que te va a facilitar y acelerar tu camino a ser un Hombre independiente, un Hombre Alfa. Te estoy hablando de la indiferencia. Todas tus interacciones y relaciones se van a beneficiar si comienzas a ejercerla.

 

Con indiferencia no me refiero a que pierdas las ganas de conocer nuevas mujeres ni que pierdas impulso para avanzar en tu camino con ellas. Tampoco me refiero a que le muestres desprecio o que descuides tus relaciones. La indiferencia a la que me refiero es un concepto diferente.

 

Se trata de que en vez de depender de todo lo que sucede en el mundo externo comiences a mirar hacia dentro y te des cuenta de que no importa lo que pase tú siempre debes contar con ti mismo, con tu fortaleza y estabilidad. Ser un Hombre por quien eres, no por lo que te suceda.

 

No importa con cuántas mujeres tengas que intentarlo. No importa si ella te batea. No importa si quedas en ridículo. No importa si ya no te contesta. No importa si ella no te habla. Lo único que importa es que tú sigas en tu camino a ser tu mejor versión.

 

Esta indiferencia de la que te hablo le da un mensaje completamente claro a ella. Para empezar estarás proyectando la seguridad en ti mismo que estamos buscando, porque ella se da cuenta de que no importa lo que sucede tú te mantienes estable, tú no te dejas afectar por ese tipo de cosas. ¿Qué demuestras a la vez? Fortaleza.

 

Demuestras independencia y estabilidad emocional. Bastante atractivo para ellas. Demuestras también que eres un hombre que sabe que tiene muchas oportunidades, un hombre que no pierde nada si una mujer lo rechaza porque sabe que tiene más mujeres a su alrededor. Que siempre puede salir adelante.

 

Siempre que comiences a tener miedo de “perderla” o de perder tu oportunidad con ella recuerda esto y elige la indiferencia. Nada externo tiene el poder de derribarte, a menos que tú lo permitas. Ejerce indiferencia frente a la adversidad.

 

No importa en qué etapa te encuentres, aplica lo mismo. Si apenas vas comenzando no puedes tener miedo de que te batee o de que las cosas no se den, porque te hace ver débil. Y cuando ya has avanzado más no puedes cambiar por ella y volverte alguien dependiente porque la oprimes. Y ¿qué pasa cuando oprimes a una mujer? Se va. Garantizado.

 

Cuando dejes ir esa preocupación que tienes de perder verás que en realidad tu miedo es lo que perjudica toda tu interacción. El mundo no deja de girar sólo porque tus resultados sean diferentes a lo que quieres. Pero si tú mismo invades con tu miedo te vas a echar la soga al cuello.

 

No magnifiques la adversidad, al contrario, muéstrate indiferente. Vela como algo que te enseña una lección para ser mejor. Y comienza así a desarrollar la seguridad en ti mismo.

 

Recibe un abrazo de mi parte.

Gerry Sánchez.